CICATRICES DEL CANSANCIO MORAL – Por Alberto Benegas Lynch (h)

Etiquetas

,

Alfredo Orgaz renunció como miembro de la Corte Suprema de Justicia argentina alegando “cansancio  moral”, en 1960, por discrepancias con propuestas para modificar el sistema judicial propiciado por el Ejecutivo de entonces. Salvando las distancias y las circunstancias, a veces irrumpe aquí y allá ese cansancio por parte de quienes baten el parche en diversos ámbitos académicos y periodísticos sobre la necesidad de respetar las bases de una sociedad abierta.

Cansa el tener que repetir la importancia de considerar valores y principios inherentes a un sistema republicano. Cansa la actitud de aplaudidores que una vez que se derrumban sus falsas expectativas, miran para otro lado con cara de “yo no fui” para en la próxima ronda volver a repetir la misma farsa. De vez en cuando me encuentro entre los que perciben ciertos rasgos de aquel cansancio aunque es indispensable recomponerse y redoblar esfuerzos en la esperanza de contar con nuevos signos de recuperación en todos los frentes. Bajo ningún concepto pueden abandonarse alumnos, colegas y nuevas generaciones que se incorporan a instituciones que hacen de apoyo logístico al efecto de lograr los antedichos objetivos a través de escritos, conferencias y seminarios de gran provecho.

De todos modos recapitulo lo que ilustro con algunos de los últimos cimbronazos en nuestro país que producen desgastes de cierta envergadura. Los voy a mencionar en sentido inverso en el tiempo, desde el episodio actual hasta el primero, desde lo más cercano y en regresión hacia lo más alejado. Me limito a siete casos más cercanos en la larga historia de frustraciones argentinas sobre los que no puedo extenderme en una nota periodística por razones de espacio pero que sirven para ilustrar los motivos del cansancio de marras puesto que todos implicaron desgastes enormes en reiteradas discusiones.

Sigue leyendo

Anuncios