NUEVAMENTE SOBRE EL AMBIENTALISMO – Por Alberto Benegas Lynch (h)

Etiquetas

, , ,

Mientras se insista con un error no hay otro modo que insistir en su refutación puesto que los argumentos no se esgrimen de una vez y para siempre. Si fuera así ya no habría prácticamente nada que decir puesto que se ha dicho todo lo sustancial (“para novedades, los clásicos”), si bien aparecen nuevos errores que deben ser contestados. Como comentábamos con algunos colegas, sería de gran interés tener que responder a nuevos enfoques que estimamos erróneos puesto que eso moviliza las neuronas, pero el ejercicio de reiterar se hace un tanto tedioso.

Nuestra ignorancia es colosal, hay todo que aprender por lo que constituye un desperdicio superlativo el tener que mantenerse en refutaciones de antaño. El hecho que el conocimiento tiene la característica de la provisonalidad abierta a refutaciones, no justifica la reiteración de argumentaciones sin solución de continuidad.

De un tiempo a esta parte los socialismos se han agazapado al ambientalismo como una manera más eficaz de liquidar la propiedad privada: en lugar de decretar su abolición al estilo marxista, la tragedia de los comunes se patrocina con mayor efectividad cuando se recurre a los llamados “derechos difusos” y la “subjetividad plural” a través de lo cual se abre camino para que cualquiera pueda demandar el uso considerado inadecuado de lo que al momento pertenece a otro.

Sigue leyendo

Anuncios