Etiquetas

, , , , , ,

Un alumno me envía un artículo de Iván Alonso de reciente publicación y recordando mi apoyo en clase al abandono del euro me pide opinión. Su título resume la conclusión del autor: “Dejar el euro, devaluar…y morir de hiperinflación

Mi posición y respuesta a este artículo pienso que puede encontrarse en aquello que escribiera en julio de 2010 (¿Abandonar el euro?)

Sostenía entonces:

1) que los beneficios de la Unión Europea exceden a la creación del Euro, 2) que Hayek advirtió que la creación del Euro constituía un error hace 35 años y 3) que hoy es necesario aprovechar la oportunidad que se presenta para retroceder hacia la competencia de monedas nacionales.

Coincidía entonces -y lo hago aun hoy- con Richard Ebeling al afirmar que:

Un sistema en el que haya tantos monopolios públicos de la moneda como países haya en Europa parece superior a un solo monopolista con capacidad para manejar una única moneda para toda la Unión Europea. Y más aun cuando los individuos cuentan con libertad de elegir entre todas las monedas europeas, lo cual se constituye en un importante limitante para la política inflacionaria de los bancos centrales.

Al final del artículo intento despegarme de la propuesta de Paul Krugman y varios otros economistas  de que Grecia o España abandonen el euro, recuperen la capacidad de emitir moneda propia e impongan el curzo forzoso (que es justamente lo que Ivan Alonso critica). Mi posición es que resulta fundamental para el éxito de la medida que se deje a los ciudadanos europeos de los distintos países operar en cualquier moneda que se desee. Esa libertad de optar por las distintas monedas nacionales, será un límite a la expansión de los distintos bancos centrales, y así, el escenario hiperinflacionario será sólo una utopía.

¿Me gustaría conocer la opinión de los lectores?

Anuncios