Etiquetas

, , , ,

Muchos somos los que venimos alertando sobre las dificultades del modelo kirchnerista. Decíamos antes de las elecciones que resultaron en una victoria aplastante de Cristinar Fernández de Kirchner:

Cualquiera sea el resultado de la próxima elección presidencial, los desafíos centrales de la política económica post-elecciones son 1) el crecimiento de la economía, 2) el control del gasto público y 3) evitar que se dispare la inflación.

Respecto al punto 1, durante los últimos años, se ridiculizó a aquellos que “agitaban fantasmas”. Hoy el INDEC ya reconoce el enfriamiento de la economía, con una caída fuerte de su industria.

Respecto al punto 2, justamente el enfriamiento de la actividad económica, abre dificultades en el frente fiscal, pues se estanca la recaudación. En los últimos meses ha aumentado notablemente la necesidad de financiar el gasto público con emisión de moneda.

En la medida que el déficit fiscal aumenta y se monetiza, es esperable que la inflación se acelere y los argentinos huyan al peso y lo cambien por dólares, a pesar de los intentos del gobierno por evitarlo.

Junto con la profundización del modelo post-elecciones y los anuncios de pesificación compulsiva, los argentinos decidieron retirar masivamente sus dólares de los bancos. Uruguay sufre también las consecuencias.

Los analistas coinciden en que esta vez no se trata de un “efecto contagio”. Por el contrario, creen que la ola de retiros de depósitos de extranjeros que comenzó a hacerse sentir allí en mayo es consecuencia directa del acuerdo de intercambio de información fiscal que la Argentina y Uruguay sellaron el 25 de abril.