Etiquetas

, , , ,

El fallecimiento de Hugo Chávez abre interrogantes acerca del futuro económico y político de Venezuela y de la región. De alguna manera, el poder de Chávez encontró un espejo en la Argentina, pero cercano a Cuba,  se extendió también hacia Ecuador y Bolivia.

¿Qué se puede decir de la “economía” de Chávez? En 2012 tuve la oportunidad de ofrecer una conferencia en el Banco Central de Bolivia, donde conocí a dos altos oficiales de la autoridad monetaria venezolana. Cuando pregunté por la economía venezolana, todo era prosperidad. La economía crecía, no había desempleo, la inflación estaba controlada y era muy baja y se estaba erradicando gradualmente la pobreza. Cuestioné “amigablemente” esos datos, pero se me indicó que “esa” era la realidad. Desde ya que tenía poco sentido continuar aquella conversación.

Sin embargo, la economía venezolana, al igual que la economía de América Latina, logró un crecimiento -y no quiero decir desarrollo- que a muchos llamará la atención. Entre 1998 y 2012 la economía se expandió casi un 50 %.

Nótese, sin embargo, que Venezuela fue el país con menor crecimiento de la región, superada de cerca por Argentina, pero ambas por debajo de Colombia, Brasil Chile y Perú.

crecimiento-chavistaFuente: CEPAL para todos hasta 2007. Desde 2007, CEPAL para todos salvo Argentina, consultora Econométrica.

Una análisis económico de las políticas económicas aplicadas por Chávez nos conduciría a observar un corto plazo de prosperidad, y un largo plazo de crisis y depresión. Sin embargo, el largo plazo de esas políticas aun no ha llegado.

 

¿Qué podemos esperar que ocurra en Venezuela? Todo indica que se llamará a elecciones en 30 días, y la incertidumbre política está concentrada en más de tres candidatos. Muchos identificaron la contienda en los nombres de Nicolás Maduro Moros y Henrique Capriles, sin embargo, esto no está definido.

Por el lado del oficialismo, Chávez pidió a los venezolanos votar por Maduro, su Vicepresidente, quien lo reemplazó durante su enfermedad, ocupando las funciones administrativas y económicas de Venezuela. Maduro es afín a Cuba y seguiría una línea similar a la que hoy existe.  Sin embargo, el oficialismo también cuenta con otro candidato, como Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, quien asumiría la presidencia por estos 30 días previos a la elección.

Por el lado de la oposición, el candidato más firme es nuevamente Héctor Capriles, abogado, quien fuera gobernador de Miranda y aun cuando perdió las últimas elecciones ante Chávez, sorprendió a muchos tras alcanzar el 45% de los votos. La duda ahora pasa por analizar si la oposición se alineará nuevamente en este único candidato, o si habrá otras postulaciones que dividan el voto anti-oficialista.

En cualquier caso, el oficialismo apostará a continuar con el modelo de Chávez, con socios comerciales como Cuba y la Argentina, y lejos de Estados Unidos. Capriles y la oposición, por el contrario, apuestan a un cambio profundo en la política y en la economía venezolana, lo que me animo a conjeturar que será un enorme desafío estructural que desmantelar.

Anuncios