Etiquetas

,

En una reciente nota en La Nación, Orlando Ferreres comenta cómo Argentina pasó de tener un ingreso intermedio a ubicarse entre los países más ricos del mundo, y cómo en los últimos 100 años el país perdió el rumbo. Lo interesante es el gráfico con el que Ferreres acompaña su nota.

La línea rosa muestra el PBI per cápita (real) de los países desarrollados, la línea celeste la de las economías emergentes, y la línea azul la de Argentina. El gráfico muestra que a partir de 1945 Argentina no puede crecer al mismo ritmo que los países emergentes. Es claro que de seguir esta tendencia Argentina va a quedar detrás de los países emergentes.

Como sugiere Ferreres, obviar el problema institucional en los debates políticos es no ver el problema de fondo del país, tan bien representado en este gráfico.

Anuncios