Etiquetas

,

Hace unos días Adrián posteo un working paper en el que trabajos juntos sobre los efectos de una política fiscal expansiva con recursos ociosos enmarcado en el modelo de Garrison.

Una de las aclaraciones que hacemos es que en términos económicos, crear trabajo implica crear valor, no catalogar estadísticamente a alguien como “empleado.”

El ejemplo que apela al ridículo de que fácilmente se puede solucionar el problema del desempleo contratando a una mitad de los desempleados para que caven pozos y a la otra mitad para que los tapen a veces es mal entendido. El punto no es crear trabajo que no sea obviamente ridículo. El punto es que trabajo que a simple vista no nos resulta ridículo (empleos en oficinas, fábricas, etc.) pueden ser tan “ridiculos” en términos económicos como cavar pozos y taparlos. El punto es el efecto económico, no el efecto psicológico que uno y otro trabajo nos puede generar.

En este breve video Steven Horwitz discute el problema de la creación de trabajo por parte del estado.