Etiquetas

, , , , ,

Hay, generalizando, dos maneras de hacer análisis empírico en economía. Analizar estadísticas y regresiones, o aplicar el análisis de demanda y oferta a ciertos casos de estudio. En su reciente libro, David Skarbek ofrece un interesante uso de las herramientas de demanda y oferta para explicar el fenómenos de pandillas en cárceles (prison gangs.)

El problema no es menos. ¿Es posible aplicar un análisis económico a un ambiente que por definición se encuentra en el polo opuesto de lo que sería un mercado (tradicionalmente entendido? Las cárceles nos pensar en lo opuesto a libertad, y los presos no sean posiblemente las personas que más confianza en cumplir las reglas inspiren. Sin embargo, en la medida que haya demanda y oferta cabe el análisis económico.

Quiero resumir unos breves puntos de la presentación que Skarbek dio en Metropolitan State University el pasado Lunes. Al final dejo un link a un video de su presentación dónde pueden ver las distintas aristas y explicaciones de Skarbek.

La pregunta inicial es por qué desde 1850 hubo un siglo sin presencia de prison gangs. Por qué surgen alrededor de 1957 y por qué su crecimiento se acelera en los últimos 30 años.

El problema no pueden ser las cárceles, dado que existe alrededor de un siglo de cárceles sin prison gangs. ¿Por qué se forman? Justamente para proteger derechos de propiedad dentro de las cárceles. Las pandillas son la respuesta (del lado de la oferta) a la demanda de seguridad dentro de las prisiones.

Con el aumento de la población en las cárceles a partir de fines de la década del cincuenta, el “Conviction Code” que se basaba en la reputación que cada preso tenía con cada preso deja de funcionar. Para que la amenaza de perder reputación sea creíble y válida, la población debe ser lo suficientemente pequeña para que todos los presos se conozcan entre sí. Dado que el Convicion Code y la reputación ya no servían para mantener el orden interno, las pandillas vienen a sustituir este sistema de incentivos.

A diferencia del Conviction Code, no es el individuo quien es responsable por causar daños a terceros, es todo el grupo o toda la prison gang. Similar a casos de self-governance en Somalia, este genera el incentivo de un control interno de cada pandilla sobre sus propios miembros. No es raro (como se ve en varias películas), que se la misma banda la que castigue a uno de sus miembros (similar efecto se ve en las mafias). Esto mantiene a cada miembro bajo un buen comportamiento y disminuye el conflicto entre bandas si ante la ofensa a otra banda, los miembros de cada grupo producen una pena interna a su grupo.

El aumento en la población carcelaria genera otros inconvenientes que facilitan el surgimiento de las prison gangs. Por un lado al haber mayor población, el conocimiento de las normas no escritas (o escritas…) tiende a ser menor. Cada individuo tiene un mayor grado de incertidumbre sobre si está violando alguna norma así como qué normas debe hacer complir en terceros. En segundo lugar aumenta la heterogeneidad (racial, religiosa, geográfica, etaria, etc.) de la población.

¿Cuál es el resultado de las prison gangs en aquello que buscaban satisfacer, es decir, más seguridad? No se registra aumento de “delitos” dentro de las cárceles con el surgimiento de las prison gangs. Por el contrario, algunos números sorprenden (el porcentaje de violaciones es menor al 4%).

El libro de Skarbek es un excelente ejemplo de como extender la lógica del análisis económico a áreas dónde no parecen aplicar. Este es un libro con importante valor agregado para el área de Justicia Criminal.

Aquí David Skarbek pesentando su libro en el Free Market Institute en Texas Tech University.