Etiquetas

, , , ,

Estoy de visita en Buenos Aires y mi hermano me obsequió “Los Buitres de la Deuda: El Desendeudamiento de la Argentina Contado a Través de sus Protagonistas” de Mara Laudonia. El libro presenta una clara defensa del Kirchnerismo, pero el modo en el que el libro está escrito atenta contra esta misma defensa. El libro es del 2013, por lo que no llega a cubrir el desenlace del juicio en la corte de NY con los holdouts.

Dejando de lado las obvias diferencias de opinión con la autora, el libro adolece de algunos problemas de estilo que atentan contra su propia postura de presentar al Kirchnerismo como un gobierno eficiente en el manejo de la deuda. En resumen, es un desperdicio que tanto material de entrevistas y documentación hayan sido devaluados en un libro que no deja sabor a haber leído una investigación presentada con la seriedad que el tema amerita.

Desconozco cuáles son las prácticas editoriales en el periodismo de investigación o de la Editorial Biblos, pero todo el material citado carece de referencias. Cuando se cita, por ejemplo, a Amado Boudou o Cristina Kirchner, ¿de qué documento surge la cita, de qué página, de qué sección, etc.? No es que uno vaya a dudar de la honestidad intelectual de la autora (como a veces ella parece hacer de quienes piensan distinto a ella), pero puede ser que algunos pasajes despierten en el lector la curiosidad de chequear las fuentes. Por ejemplo cuando se menciona a Nouriel Roubini como Premio Nobel de Economía del 2009 (p. 349) cuando este premio no ha sido otorgado a Roubini (en el 2009 Oliver E. Williamson y Elinor Ostrom son quienes reciben el Nobel de Economía.) Hasta donde puedo decir, los documentos utilizados no están disponibles tampoco en alguna página web del libro como se ha vuelto costumbre en los últimos años. Las formas, en resumen, no se condicen con la contundencia de las afirmaciones presentadas en el libro.

Unos breves ejemplos muestran de tratamiento sesgado que hace la autora en su libro. A modo de crítica, el libro recuerda al autor que Redrado perteneció a diversos movimientos políticos a modo de descalificación omitiendo que similar redoteo tuvieron figuras del Kirchnerismo, empezando por Nestor y Cristina. A Julio Cobos se los presenta como una persona aferrada irracionalmente a la vice presidencia luego de su voto negativo a la Resolución 125, pero nada se dice los records de denuncias de corrupción y tráfico de influencias de Boudou, a quien se cita numerosas veces. Se puede estar en desacuerdo o en acuerdo con el voto de Cobos, pero cumplió su rol institucional de votar en el Senado dado el empate el que llegaron los senadores. No es rol institucional mentirle a la justicia y a los argentinos como hace Boudou en rol de Vice Presidente.

Más allá de estas cuestiones de estilo, el libro adolece de algunos problemas más generales. El subtítulo hace referencia al desendeudamiento Argentino. Esta discusión es muy superficial, sino ausente, en el libro. La obra es más un relato y defensa de la gestión Kirchnerista frente a los holdouts que de desendeudamiento. Por demasiados momentos pareciera que la autora no tiene fe en que sus lectores pueden sacar sus propias conclusiones de los hechos discutidos. Lo que el gobierno Kirchnerista hizo no fue reducir la deuda, sino cambiar de acreedor. Esto es indirectamente reconocido por Laudonia pero un cuidadoso análisis de los montos involucrados es necesario antes de ofrecer afirmaciones categóricas de desendeudamiento. El problema del falseamiento de las cifras de inflación al Indec es mencionado al pasar, restándole importancia y prestándose el texto a al interpretación de que el problema es meramente técnico, no de falseamiento de datos. En el libro se confunden demasiadas veces enunciados con argumentos (a statement is not an argument.)

El Kirchnerismo es presentado como un movimiento que se levanta contra la presión de grandes fondos internacionales y sus presiones en la política internacional. Los holdouts son buitres con tentáculos. Los kirchneristas son, en cambio, personas con buenas intenciones haciendo lo que pueden frente a los Goliat financieros. ¿Cuál es el soporte de esta interpretación? Dichos y entrevistas realizadas a figuras centrales del Kirchnerismo. El conflicto de intereses es tan evidente que no hace más que devaluar el caso frente al lector. La lucidez política y económica de Nestor y Cristina son también respaldados por dichos de Kirchneristas, un movimiento que no se caracteriza por aceptar la disidencia (recordar la descripción que Laudonia hace de Cobos) y que no esconde el culto a la persona. El ofrecer el punto de vista de una de las partes involucradas, en lugar de ofrecer balanceadamente la opinión de las distintas partes involucradas es una de la principales falencias del libro.

Cómo decía al principio, el problema de Los Buitres de la Deuda no es la opinión de su autora, es dejar pasar la oportunidad de ofrecer una defensa seria y consistente del Kirchnerismo para ser un eslabón más del relato K. ¿Será que una defensa seria y consistente del Kirchnerismo no es posible?