Etiquetas

, , , ,

KrauseArgentina descendió 56 puestos en el Ranking de Calidad Institucional de la Fundación Libertad y Progreso desde 2005, ocupando hoy el puesto 137 entre 193 países; desde 1996, la caída fue de 93 lugares. 

En 2015, la Argentina alcanzó otro récord para el olvido: es el país que más cayó en los últimos diez años en el Indice de Calidad Institucional que elabora la Fundación Libertad y Progreso desde 2007, llegando al puesto 137 de 193 países medidos. En el ranking de este año Argentina cayó más en calidad institucional respecto a 2014 que países como China, Uganda y Líbano, y se ubicó, en cuanto a deterioro de sus instituciones registrado en el último año, en posiciones cercanas a Mozambique, Ucrania y Gabón.

El Indice se calcula tomando ocho indicadores elaborados por organismos internacionales y promediándolos (los índices internacionales “Vigencia del estado de derecho”, “Voz y Rendición de Cuentas”, “Libertad de Prensa” y “Percepción de Corrupción”, “Competitividad Global”, “Libertad Económica” (Heritage), “Libertad Económica” (Fraser) y “Haciendo Negocios” (Doing Busisness, del Banco Mundial).

Ademas, de acuerdo a este Indice, Argentina es uno de los países que más calidad institucional perdió desde 1996, cayendo 93 puestos. Le acompañan en la caída Bolivia (cayó 99 puestos en calidad institucional), Seychelles (cayó 94), Ecuador (cayó 81), Venezuela (cayó 75), Zimbabwe (cayó 72), Mali (cayó 62), Paraguay (cayó 61) y Madagascar (cayó 60 puestos).

En tanto, entre los países líderes en cuanto a sus instituciones políticas y de mercado, lideran la tabla Suiza, Nueva Zelanda, Finlandia y Dinamarca. Aún en los países que estaban bajo la Cortina de Hierro hasta 1989 la mejora es destacable en la mayoría de los casos en los últimos años. Así, entre los que más han mejorado su calidad institucional en los últimos veinte años se pueden destacar a Georgia (subió 81 lugares en calidad institucional), Rumania (trepó 49), Croacia (trepó 45), Bulgaria (trepó 40), Lituania (trepó 37), Armenia (subió 34), Letonia (subió 29), Albania (subió 26) y Bosnia Herzegovina (subió 25). Rusia, por otro lado, no ha registrado mejoras. Lo había hecho luego de la caída del régimen comunista pero desde 1996 retrocedió 18 posiciones. Finalmente Ruanda, un país que supo sufrir fuertes conflictos, logró escalar 60 posiciones en este ranking desde 2006.

En lo que se refiere al continente americano, las principales mejoras desde 1996 corresponden a Perú (subió 20 lugares en el Índice), Colombia (creció 15 puestos) y Brasil (creció 5) y los peores desempeños a Bolivia (descendió 99 puestos), Argentina (descendió 93), Ecuador (cayó 81), Venezuela (cayó 75), Paraguay (bajó 61 lugares) y Honduras (cayó 54). “Estos resultados señalan las consecuencias de las reformas de estilo socialismo bolivariano que en mayor o menor medida se implementaron a partir de este siglo en algunos de los países de peor desempeño”, destacó Krause.

Por otro lado, desde 2006, las principales mejoras de la región corresponden a Perú (subió 10 puestos), Uruguay (subió 8), Costa Rica (trepó 7), Colombia, Canadá y Paraguay (treparon 2 lugares cada uno). Esto señala el continuo avance de Perú, algo menos intenso en el caso de Colombia y un cambio de tendencia en Uruguay, Costa Rica y Paraguay. Estas serían las buenas noticias en la región. Los peores desempeños desde 2006 corresponden, además de Argentina, a Bolivia (que cayó 36 lugares), Belice (cayó 35), Surinam (cayó 34), Venezuela (descendió 31), Ecuador (bajó 29), El Salvador (cayó 28). “Comparando el desempeño desde 1996 que se mencionan más arriba, con éstos, se desprende que Argentina aceleró su deterioro relativo en los últimos años en relación al resto”, explicó Krause.

Acceda al Indice de Calidad Institucional 2015.

Acceda al Institutional Quality Index 2015

Acceda a versiones anteriores.