Etiquetas

, ,

YellenLa teoría económica nos permite predecir los efectos cualitativos que cada política económica puede generar sobre la actividad económica y el empleo. Sin embargo, hay un problema que los economistas no pueden predecir, esto es, el “timing” de cuándo el gobierno aplicará tal política.
 
En lo que refiere a la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos hace tiempo que los analistas predicen una suba en los tipos de interés, pues nunca en más de un siglo desde que se ha creado la autoridad monetaria, la tasa de interés permaneció durante tanto tiempo en niveles cercanos al 0 %. Ni siquiera en los años 2001-2004 cuando se generó la burbuja inmobiliaria que originó la “gran recesión”. A partir de 2008, y justamente para paliar esta crisis económica, la Reserva Federal decidió volver a bajar los tipos de interés de corto plazo al 0-0,25 %, y allí se ha mantenido ya por siete años, esperando los analistas una eventual suba que corte estos años de liquidez global. Es sabido el impacto que tal política podría tener, comprometiendo a la economía norteamericana, pero también a China y a las economías emergentes de nuestra región.
 
Lo cierto es que Ben Bernanke, quien presidió la institución entre 2006 Y 2014, sostenía durante su gestión que sólo aceptaría subir los tipos de interés cuando el nivel de desempleo que había superado el 10 % en plena crisis bajara a menos del 6 %, nivel que efectivamente está alcanzando en estos últimos meses. La recuperación del empleo, sin embargo, no parece sostenible sin las políticas de estímulo monetario y fiscal, lo que lleva al directorio de la Reserva Federal a sostenerla por algún tiempo más.
 
En estos últimos días, leo a los analistas afirmar que Janet Yellen, la nueva Presidente de la autoridad monetaria, aceptaría subir los tipos de interés hacia septiembre de este año, de forma gradual para evitar un retroceso en la actividad económica y en la generación de empleo, aunque esta noticia se ha puesto en duda recientemente desde el blog de Ben Bernanke, cuando afirmó que según sus cálculos el nivel natural de la tasa de interés es precisamente del 0 %.
 
Si este es el caso, ¿debería subir la Reserva Federal los tipos de interés de corto plazo? ¿Con qué objeto? Me parece que la pregunta que los analistas se están haciendo debe cambiar. Si prevalece la observación de Bernanke, entonces la pregunta ya no es “cuándo” subirá la tasa la autoridad monetaria, sino “si efectivamente lo hará” en el mediano plazo.
 
Sostener dicha tasa en el 0 %, implica una continuidad en la liquidez global y un escenario más optimista para la región e incluso para la Argentina, cualquiera sea el resultado electoral de octubre del corriente.