Angus Deaton recibió el premio Nobel de Economía 2015 por sus contribuciones al área del desarrollo económico y la pobreza. Juan Ramón Rallo ofrece en el siguiente video una introducción a sus aportes, que guardan consistencia con el pensamiento de Henry Hazlitt, Peter Bauer o William Easterly, a quienes hemos citado ya en este blog. Las siguientes tres referencias extraídas de la síntesis del profesor Rallo pueden ser de interés a nuestros lectores:

El dilema clave de la ayuda exterior es que, cuando existen las condiciones para que un país se desarrolle, la ayuda al desarrollo no es necesaria. Cuando, en cambio, las condiciones locales son hostiles para el desarrollo, la ayuda no sirve de nada y, de hecho, puede hacer daño si contribuye a consolidar esas condiciones locales.” […]

“Lo que debemos hacer para acabar con la pobreza es cerciorarnos de que no estamos impidiendo activamente a los países pobres que dejen de serlo. Debemos permitir que la gente pobre salga adelante por sus propios medios y, más en concreto, debemos dejar de hacer todo aquello que les impide lograrlo. Las generaciones anteriores que han logrado salir de la pobreza muestran que es posible conseguirlo y que existe un camino adecuado para ello. La ayuda exterior, paradójicamente, es una de las muchas cosas que estamos haciendo que impiden a los países pobres dejar de serlo: especialmente en África subsahariana, donde la ayuda al desarrollo es tal que las instituciones locales y las opciones de prosperar a largo plazo.” […]

“La tarea más urgente para contribuir al desarrollo del Tercer mundo es deshacer el trabajo que han hecho todos aquellos que defienden más ayudas al desarrollo. Debemos persuadir a los ciudadanos del mundo desarrollado que la mayor parte de esa ayuda es dañina, que más ayuda sería todavía más dañina, y que lo mejor que podemos hacer por los pobres es dejar de darles ayuda al desarrolla de manera a gran escala.