Etiquetas

, ,

Con el nuevo gobierno del Pro-Cambiemos (Argentina) las discusiones sobre precios altos no han desaparecido ni de la opinión pública ni por parte de los políticos. En particular, en los últimos días se ha insistido que el precio de la carne está alto. ¿Es ese el caso? ¿Que quiere decir que el precio está alto?

El término alto (o bajo) es relativo. Un precio está alto (o bajo) respecto a algún punto de referencia, como pueden ser otros precios o nuestros ingresos. En última instancia, estamos hablando de precios relativos. Esto en sí no es bueno ni malo.

Si “precio alto” quiere decir algo en concreto, es un precio que se encuentra por encima de su punto de equilibrio. Si ese es el caso, entonces el precio tiende a bajar dado el exceso de oferta sobre la cantidad demandada. El hecho que el precio de la carne no baje quiere decir que, en este sentido, el precio de la carne no está alto.

Esto, sin embargo, no parece ser lo que los funcionarios tienen en mente cuando hablan de precios altos. Por precios altos se refieren a que los consumidores no pueden consumir su asado semanal, por ejemplo. Sin embargo, si ese fuese el caso, entonces habría un exceso de oferta sobre la cantidad demandada y el precio caería sólo sin tener que sugerir boicotear a los carniceros. Lo que efectivamente puede suceder es que algunos individuos no puedan adquirir carne. Pero eso no quiere decir que en el mercado el precio de la carne sea alto. Una vez más, que el precio no baje quiere decir que hay suficientes consumidores dispuestos a pagar el “precio alto.”

Bajar el precio ciertamente no contribuye a que todos consuman carne, dado que al bajar el precio se reduce la cantidad ofrecida. Si realmente el político considera que la carne es un bien de primera necesidad (como si fuese el único alimento disponible), entonces hay otras soluciones, como subsidiar la demanda en lugar de controlar precios. Que yo sepa, no hay derechos humanos ni adquiridos a consumir un asado. Alternativas alimenticias faltan.

¿Por qué el precio de la carne ha subido más que la inflación? En parte porque la política económica llevo a consumir el stock ganadero. La disminución de la oferta lleva a que el precio aumente por encima de la inflación (un cambio de precio relativo sobre el aumento por inflación). Las expresiones, lamentablemente, del Pro van en sentido contrario a aumentar la oferta de carne. Comentarios que inculpan al carnicero, llamados a un boicot, o control de precios, producen el efecto contrario al buscado. Lo que se necesita es aumentar la oferta, no ahuyentarla.

Por último, no estoy diciendo que no me importe la situación de quienes no pueden comprar cierta cantidad de carne. Lo que estoy diciendo es (1) no confundir un alto pecio relativo de la carne con un drama social [distinto es el caso de hambrunas] y (2) que las soluciones implícita o explicitamente sugeridas no conducen a los resultados deseados.