Etiquetas

,

A mediados de la década del 90 en Argentina surgió el fenómenos social del piquetero. Este fenómeno creció significativamente con la crisis del 2001. Los piqueteros pertenecen a un grupo político que con signos de violencia (capuchas, palos, etc.) cortan callos, avenidas, o incluso autopistas como medio de diversos reclamos al gobierno.

El método es claramente extorsivo, al consistir en violar la ley y libertad de tránsito de terceros y especular con que el gobierno no desee utilizar la fuerza pública (la policía) para despejar el piquete. La imagen violenta de los piquetes envía la señal al gobierno de que no van a levantar el corte de caminos de manera pacífica. En más de una ocasión se han reportado muertes cuando alguna ambulancia no ha podido llegar a buscar a un paciente grave o llevarlo al hospital en tiempo y forma. No obstante, los sucesivos gobiernos argentinos han optado repetidamente por dar un “status” especial al piquetero al no aplicarles el principio de igualdad ante la ley. Si a mi personalmente se me ocurriese cortar una calle el gobierno no vacilaría en llevarme esposado a la comisaría.

Recientemente, el gobierno de Mauricio Macri, denominado Cambiemos, analiza un acuerdo con los movimientos piqueteros según el cuál no sólo van a recibir una obra social, sino que también tendrán una especia de representación sindical. De implementarse esta iniciativa, el gobierno de Macri estaría no sólo formalizando el delito, sino que lo estaría financiando con el dinero bien habido del contribuyente. El mismo ciudadano de bien que trabaja para pagar una cara impositiva récord a nivel mundial se encuentra ahora pagando los ingresos de los mismos piqueteros que le impiden llegar a su lugar de trabajo, entregar mercadería, y también, trasladar personas en urgencia médica por las avenidas de la ciudad.

El incentivo a este acuerdo es que los piqueteros y movimientos afines no realicen saqueos en diciembre complicando el panorama político del gobierno al final de su primer año de mandato. Lo que este análisis no parece considerar es que, al menos que la elasticidad de la oferta de piquetes sea cero, una mayor caja a la “actividad piquetera” resulta en más piquetes (o más piqueteros). Esto no es otra cosa que la ley de oferta:

piqueterosSalvo que haya algún efecto que contrarreste este principio, no debería sorprender un aumento de cortes y actividades piqueteras en el corto y mediano plazo (como está sucediendo estos días).


Agrego la imagen de un piquete donde se aprecia el tipo de actividad que es un piquete en Argentina. Sólo en este país esta imagen es plausible de recibir obra social financiar con el impuesto del ciudadano en lugar de ser considerado un delito.

piketeros

Anuncios