Etiquetas

,

Es interesante ver la reacción que Cambiemos esta teniendo en los últimos tiempos con los “economistas liberales” en Argentina. También es curioso la energía que Cambiemos pone en criticar a los “economistas liberales” con lo tanto que insisten en no ser un gobierno liberal.

Como comentaba en un post anterior, las criticas de Cambiemos hacia los liberales adolece de dos problemas. (1) Una representación poco fiel de lo que los economistas liberales sostienen (y no sostienen) y (2) una llamativa comodidad en el uso de calificativos (liberalotes o plateistas). Estos dos errores (si es que son errores) por parte de Cambiemos distraen la atención sobre la discusión de fondo: cual es la situación, y perspectivas, de la economía argentina? Si la situación económica es tan positiva como el gobierno dice, ciertamente no seria necesario desviar la atención.

Que dicen y no dicen los datos a dos años de gobierno de Cambiemos sobre (1) crecimiento y producción, (2) inflación, y (3) deuda publica.

CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓN

El gobierno repite que la economía argentina esta creciendo hace varios meses. En especial haciendo mención a altas tasas de crecimiento interanual. El siguiente grafico muestra la evolución mensual del EMAE desde enero del 2010.

EMAE

Es claro en el grafico que lo que se ha observado hasta la fecha es, siendo precisos, recuperación en lugar de crecimiento. Crecimiento es una aumento en la capacidad productiva, no un aumento de actividad luego de una caída económica. Si tomamos el pico de actividad a mediados del 2015 como la capacidad productiva de la economía argentina, recién en el ultimo mes se vería un aumento respecto al máximo histórico (reciente.)

Esta distinción no la hago por una cuestión de pureza semántica. Sino por una cuestión de (1) evitar diagnósticos equivocados sobre la real situación de la economía y (2) practicar la honestidad hacia el electorado que Cambiemos tanto dice defender. Si la producción esta entrando en un camino de sostenido crecimiento o en otro “boom-bust” como se ve en los meses anteriores aun esta por verse. Auto-convencerse que estamos en crecimiento en lugar de recuperación puede llevar al gobierno a no considerar seriamente la posibilidad de otra caída.

Las altas tasas de crecimiento de la producción que el gobierno cita repetidamente son, en ultima instancia, el mismo “truco” que usaba el kirhcnerismo al compararse con la crisis del 2001. De hecho, las tasas de crecimiento mensuales desestacionalizadas muestran valores muy por debajo de las interanuales, matizando el discurso del gobierno y sugiriendo una posible desaceleracion de la economía.

INFLACIÓN

La inflación esta bajando, insiste el gobierno, a pesar de incumplir repetidamente las metas de inflación y tener niveles similares a los del kirchnerismo. Los datos hoy no estarían mostrando de manera inequívoca que la inflación esta bajando.

Inflacion (mensual)

El argumento de que la inflación esta bajando descansa en la caída de tasas interanuales superiores al 45% a valores en torno al 22%. Si bien el pico de 45% sucede a principios del gobierno de Cambiemos, el mismo es heredado de la política monetaria del kirchnerismo. Esta conclusión, que la inflación esta bajando, implica aceptar que el 45% de inflaciones es una tasa representativa de la inflación bajo el kirchnerismo.  Sin embargo, el grafico muestra que este no es el caso. Tampoco es claro que si el kirchnerismo hubiese continuado en el gobierno, la inflación fuese a normalizarse en 45%.

Los últimos meses muestran que la inflación (incluida la núcleo) no tiene una tendencia a la baja, sino mas bien un estancamiento en niveles similares a los del kirchnerismo. Es posible que la inflación baje en el segundo semestre, como promete el gobierno, pero esto es distinto a sostener que la inflación esta bajando hoy. El 22% de inflación se obtiene, vale la pena recordar, a pesar de la gran emisión de Lebacs (y otros pasivos del banco central.) De no esterilizar la emisión de pesos, cual seria la tasa de inflación? Es entendible que a varios analistas les cueste catalogar de éxito estos resultados.

DEUDA PUBLICA

De a poco va creciendo la preocupación sobre la exposición de la economía argentina al mercado de crédito dada la tendencia creciente de la deuda publica. El gradualismo fiscal, al avanzar tan lento sobre un déficit fiscal similar a los de la crisis del 2001 (en términos de PBI), produce una creciente deuda publica. Esto al gobierno no le preocupa dado que el nivel de deuda es bajo en términos de PBI. El aumento de la deuda (externa e interna) se ve en el siguiente grafico (en parte debido a la salida del default). Los ultimos datos oficiales corresponden a mediados del 2017.

Deuda Publica

La aceleración es clara. Que la tendencia sea creciente no quiere decir que la deuda se abultada. Sin embargo, el popular ratio deuda/PBI es impreciso, dado que divide un stock sobre un flujo. Del mismo modo que no diríamos que un joven esta quebrado porque su hipoteca (stock) es varias veces su ingreso anual (PBI), no es preciso evaluar el peso de la deuda de un país comparándolo con el PBI. A modo similar a una hipoteca, donde se compara la cuota mensual con el ingreso mensual del individuo, mas preciso es observar el pago de intereses por deuda sobre los ingresos fiscales del tesoro. Como muestra el siguiente grafico, si bien la situación no es critica (ni nadie sostiene que hoy la situación sea critica), si invita a una lectura menos despreocupada que la que hace Cambiemos al comparar deuda con PBI.

Intereses sobre Ingresos

El ministro Dujovne habría prometido que la reducción del déficit primario se trasladaría el déficit financiero (total) del gobierno. La única manera que ha tenido el gobierno hasta el momento de mostrar alguna mejora fiscal ha sido ignorando el pago de intereses de la deuda publica. Una practica muy cercana a la “creatividad contable” que hacia el kirchnerismo. El motivo por el cual la baja del déficit primario se trasladaría al déficit financiero es porque el gobierno ya habría obtenido los recursos financieros necesario para el 2018 en el 2017. Por mas que las predicciones de Dujovne sean correctas, lo importante es reducir el déficit financiero en el 2019, 2020, 2021, etc. Emitir deuda en el 2017 para financiar el 2018 es distinto a corregir el déficit financiero del 2018.

Anuncios