Se cierra un año difícil para la economía. La devaluación que arrancó a fines de abril marcó el ritmo de un período signado por los vaivenes del dólar, la ayuda de emergencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la persistente inflación que, de acuerdo con la consultoras privadas, puede cerrar este ciclo en un 50% anual. Según el director del Master en Economía y Ciencias Políticas de Eseade, Adrián Ravier, la gestión del presidente Mauricio Macri subestimó la importancia de los desequilibrios fiscal, monetario y cambiario. En una charla con DINERO, puntualiza que la próxima gestión tendrá que arrancar solucionando problemas estructurales en la economía argentina.

-¿Cómo llega la economía argentina a fin de año?

-Llega con una recesión profunda y sin claros indicios de rebote o recuperación para los meses siguientes. Tras la devaluación de 2016, la economía se recuperó en 2017. Tras la fuerte devaluación de 2018, algunos analistas esperaban un rebote o recuperación similar en 2019. Pero esto no ocurrirá por la decisión tardía del Banco Central de la República Argentina de atacar el problema de la inflación. Mantener constante la base monetaria desde octubre hasta junio de 2019 será efectivo en reducir la inflación, pero la actividad económica se resentirá aun más de lo que ya era evidente por el efecto de la crisis cambiaría.

Seguir leyendo aquí, en La Gaceta de Tucumán.

Anuncios